Barcelona vive su primer concierto sin distanciamiento social

Barcelona vive su primer concierto sin distanciamiento social

El sábado pasado 5 mil personas asistieron a un concierto de música sin restricciones de distanciamiento social en el Palau Sant Jordi de Barcelona. El concierto se organizó como un evento de prueba piloto para examinar la viabilidad de organizar grandes eventos culturales sin provocar brotes de coronavirus.

Todos los asistentes tuvieron que presentar una prueba de COVID-19 negativa del día del evento y, luego, una vez dentro del lugar, el único requisito era usar barbijos de alta calidad proporcionados por los organizadores, lo que significa que las personas pudieron mezclarse y circular libremente.

El evento contó con la actuación del grupo de rock español Love of Lesbian. El cantante Santi Balmes dijo a la multitud: “Ha pasado un año y medio desde la última vez que pusimos un pie en un escenario. Algunos de los músicos están llorando aquí.”

Los accesos tuvieron un precio de 23 a 28 euros, incluido el costo de un test y una mascarilla, que debían usarse en todo momento, más allá de comer o beber en las áreas designadas.

Los poseedores de entradas pudieron seleccionar entre tres sitios en Barcelona donde podrían realizar una prueba rápida de antígenos el sábado por la mañana, antes del show. Aquellos que tuvieron un resultado negativo recibieron un código en su teléfono que validó su boleto para el espectáculo de las 7 pm. La temperatura y la identidad de los asistentes se verificó nuevamente en los ingresos.

Esperamos que sea completamente seguro. Durante los próximos 14 días, veremos cuántos de los espectadores dan positivo por COVID.

¿Qué opinas?